• Narrow screen resolution
  • Wide screen resolution
  • Wide screen resolution
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
  • default style
  • green style
  • red style
Lunes 27 Mar 2017
You are here: Home Enfermedades

Por qué nos enfermamos?

No hay ser humano en el mundo que le guste estar enfermo; eso es una realidad. Sin embargo, no te has preguntado el por qué existen enfermedades terminales como el cáncer, Sida, entre otras?

El estar enfermo y más cuando se sufre de algunas de las enfermedades antes mencionadas, no solo afecta física y mentalmente al que la padece, sino que también aflige e impacta sobre todos los miembros de la familia. Es un proceso duro, en donde la unidad familiar, la fortaleza del espíritu y la fe en Dios, son factores primordiales para lograr superar ese proceso amargo y doloroso.

Pero que dice la Biblia acerca de las enfermedades? Será que las enfermedades son enviadas por Dios como castigo a nuestros pecados? En mi opinión Dios es amor y es bueno todo el tiempo. No creo que en todos los casos Dios envié las enfermedades como castigo a nuestros pecados, porque entonces cómo respondemos a las enfermedades que adquieren los recién nacidos? qué hay de aquellos niños que nacen con leucemia? Ellos no han crecido para cometer pecado alguno y recibir dichas enfermedades como castigo.

No obstante, Dios nos dice en Éxodo 15:26, como prevenir las enfermedades: "Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, e hicieres lo recto delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envié a los egipcios te enviaré a ti; porque yo soy Jehová tu sanador".

Como verán Dios nos dice la forma de cómo podemos mantenernos alejados de contraer enfermedades. De igual forma, nosotros mismos, en muchas ocasiones somos culpables de contraer algún tipo de enfermedad. El no llevar una alimentación adecuada, el contaminar nuestro cuerpo con el consumo de alcohol, tabaco, el comer de más, drogas, fármacos y otros, es una forma de matarnos lentamente y por ende aumentar las probabilidades de enfermarnos.

Por ejemplo, el comer de más nos lleva a padecer de obesidad y ésta a su vez desencadena un sin número de enfermedades como la hipertensión, diabetes, infartos, derrame cerebral, entre otras padecimientos.

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud, ha considerado la obesidad como una epidemia. Las cifras asustan. Más de mil millones de personas adultas tienen sobrepeso y, de ellas, al menos 300 millones son obesos. La obesidad no es más que un ejemplo de los excesos en que estamos constantemente inmersos. La ingesta elevada de alimentos, aún sin sentir hambre, es lo que conocemos como gula.

Proverbios 23:20-21 nos advierte, “No estés con los bebedores de vino, ni con los comedores de carne; porque el bebedor y el comilón empobrecerán, y el sueño hará vestir vestidos rotos.” Proverbios 28:7 declara, “El que guarda la ley es hijo prudente; más el que es compañero de glotones avergüenza a su padre.” Proverbios 23:2 proclama, “Y pon cuchillo a tu garganta, si tienes gran apetito.”

Si no somos capaces de controlar nuestros placeres, entre ellos el de la comida, entonces no seremos capaces de controlar otros excesos que en muchas ocasiones nos conducen a padecer enfermedades terminales, a cometer crímenes, ser déspotas, personas amargadas, egoístas, arrogantes o malos con el prójimo.

El controlarnos a nosotros mismos y el aprender a decir NO, nos ayudará a prevenir enfermedades y a tener un mejor control nuestras vidas para bien y el alcanzar un bienestar tanto físico, mental y espiritual. Recordemos que Dios nos ha bendecido al llenar la tierra con alimentos saludables, como lo son las frutas, verduras, legumbres, granos, los cuales son alimentos que nos proporcionan beneficios increíbles.

Dios ha puesto en las plantas, hierbas y en los alimentos saludables las curas perfectas para muchas de nuestras enfermedades. Esta en nosotros mismos el comenzar una dieta saludable y en la fe que tengamos hacia nuestro Creador, el mantenernos sanos y el prevenir muchos de nuestros males.

Comienza a alimentarte mejor, haz ejercicio, reflexiona, lee la Biblia, busca a tu Creador y verás que se fortalecerá tu espíritu y serás más feliz.

 

Real Time Web Analytics